La Bestia

por Ramón Eduardo Morales Castell - blueboy250880@hotmail.com



Click here for English version


¡Yo lo amo!

¡A la Bestia!

Cuando estoy aquí sola
Siento el llamado
Y subo las escaleras
En silencio
Esperando no perturbar
sus labores misteriosas
Escondido en algún rincón
Listo para estallar en gritos
Y gemidos y exigencias.

Me elevo hasta la torre
Donde me aguardan mis libros
Mi gran ventana
Al mundo exterior
Y mi querida ave
Que espera por mi cada mañana
Silenciosa en su jaula de oro

Igual que yo.

Oh preciosa ave
Menuda
Delicada
Encantadora.
Por qué si puedes volar
No lo haces
Por qué si abro la jaula
Insistes en acariciar
Sólo la palma de mi mano.

Abre tus pequeñas alas
Suficientes para un mundo
Libertad para llegar
A dónde quieras ir
El instrumento perfecto
De tu desconocida voluntad.

Por qué si posees tal
Insistes en ser mi amiga.
No eres más que mi propio corazón
Capaz de viajar en un instante
En un arrebato de fantasía
A países desconocidos
Capaz de cantar
Pero encerrada como estás
En una jaula de oro
Yo también permanezco
En este castillo de sombras.

Qué es esto que nos ata,
Cuál es la promesa
Y cuál es la esperanza.
Cuál es la magia
Que logra retenernos
Bajo la sombra de la Bestia
Dulce ahora
Aterradora después.

Casi puedo entender tu canto
Sonidos dulces entrecortados
Dorados y rojos
Me aterra traducir de tus sonidos
Lo que yo misma susurro
En mi prisión-habitación.

Y si pudieras hablar,
Querida ave de mi corazón
Diríamos la misma frase.

Resonaría en todos los bosques
Y llegaría como tempestad,
Nieve en medio del desierto.
Aunque lo digamos en silencio
En un canto indescifrable
Como el de tu dorado pico
Ellos no querrían entenderlo.

Pequeña ave encerrada
Prisionera de un hechizo
De una Bestia
Cantemos al unísono
El himno de nuestro sacrificio
El canto insólito
De almas aprisionadas:

¡Yo lo amo!

¡A la Bestia!


Home