Peace of a World

by Ramón Eduardo Morales Castell


What feels a middle-class individual
Of our present civilized world
Born in the middle
Of a relative time of peace?

What feels the one who discovers
Studding the history of civilizations
That a part of humanity
Has fight against other always?

The life of nations
Is a web of two threads:
Agitation-war,
Stability-growing.

Each nation has its little particular tapestry
And the entire human civilization
Beautify its own great cultural weave
With the beauty of each one of those.

World War One and Two
The Persian Gulf War
And the disintegration of Soviet Union
Are not very distant from my birth day.

Think if I simplify too much
My vision of human history
But the ashes of this happenings
Seems not yet to be extinguished.

Although all of this I think
That pacific cohabitation and civilized
Between human beings
Is a realizable reality.

It is so much more desirable to me
The thread of understanding
And reciprocal respect
In all the levels of this life.


What feels a citizen like me
Born in a Hispano-American country
When his nation is tumbling
Under the threat of a dictatorship?

The masses in disagreement
Have positioned in the presidential chair
A boastful character and picturesque
A recalcitrant joker.

I had read that if you want to be reborn
You must break a world
Just like a little bird breaks
The eggshell at its birth time.

I
s it this my country passing over
A period of politic resurrection
Painful and necessary to clean up
From the scoria of the past?

And this I do know I’m afraid of
How many of my brothers would die
In this “revolutionary” process
As unnoticed martyrs.

Of course I desire to
Survive the movement
Of antagonistic inner forces
In this my beloved nation.

I don’t want to be the slave
Of a man’s tyranny
Being one or being thousands
I won’t give up to my liberty.

Freedom to say what I think
Freedom to act either
In line of universal precepts
Justice and Honesty.



What think a well disposed believer
When growing understands
The god omnipotent of the native religion
Is not the only one and neither the first?

I wonder yet what happens inside of me
When I acknowledged that man
Has adored gods all the time
Since the very prehistory.

From the natural and visible
The sun, the wind, the thunder,
To the invisible ontological unlikely
Maddening unity of the lonely and unique self.

Is it that archicomplicated
Theological theories in present times
Are precisely the symptom
Of homo sapiens evolution?

Am I being dominated by my intellect
More than my heart?
Could be possible a balance
Between thought and feeling?

My heart longs for a truth
I hope it's possible to find
But my intellect discovers
Deceit over deceit.

Oh my dear citizens of the world
I could not assert an answer
I could not point out at all
If there is a divinity or what is it.

But I can confess
I will not consume my life
In adoration and bigoted contemplation
To a created god or iniquitous.

R.E.M.C.

April 18, 2002.

¿Qué siente un individuo promedio
de nuestro civilizado mundo presente
que ha nacido en medio
de un relativo tiempo de paz?

¿Qué siente el que descubre
al estudiar la historia de civilizaciones
que un grupo de la humanidad
siempre a luchado contra otro?

La vida de las naciones
es un tejido de dos hilos:
agitación-guerra,
estabilidad-crecimiento.

Cada nación tiene su pequeño tapiz particular
y toda la entera civilización humana
embellece su propio gran tapiz cultural
con la belleza de cada uno de ellos.

La Primera y Segunda Guerras Mundiales
la Guerra del Golfo Pérsico
y la desintegración de la Unión Soviética
no son muy lejanas a mi nacimiento.

Piensa si simplifico demasiado
mi visión de la historia
pero las cenizas de estos sucesos
parecen no haberse extinguido aún.

A pesar de todo esto creo
que la convivencia pacífica y civilizada
entre los seres humanos
es una realidad realizable

Me resulta más deseable
el hilo del entendimiento
y el respeto mutuo
en todos los niveles de la vida.


¿Qué siente un ciudadano como yo
nacido en un país hispanoamericano
cuando su nación tiembla
bajo la amenaza de dictadura?

Las masas disconformes
han puesto en la silla presidencial
un personaje jactancioso y pintoresco
un bufón recalcitrante.

He leído que el que quiere nacer
debe romper un mundo
así como un pequeño pájaro
rompe el cascarón al nacer.

¿Será que mi país atraviesa
un período de resurrección política
doloroso y necesario para limpiarse
de la escoria del pasado?

Y esto si lo sé que tengo miedo
de cuantos de mis hermanos mueran
en este proceso “revolucionario”
como mártires inadvertidos.

Por supuesto que deseo
sobrevivir al movimiento
de las fuerzas antagónicas internas
de esta mi querida nación.

No quiero ser esclavo
De la tiranía de otro hombre
Sea uno o sean miles
No renunciaré a mi libertad.

Libertad no sólo de decir lo que pienso
Libertad también para actuar
De acuerdo con los preceptos universales
De la Justicia y Honestidad.



¿Qué piensa un bien dispuesto creyente
cuando al crecer entiende que
el dios omnipotente de su religión nativa
no es el único ni el primero?

Aún me pregunto que ocurrió dentro de mí
al comprender que el hombre
siempre ha adorado dioses
desde prácticamente la prehistoria.

Desde lo natural y visible
el sol, el viento, el trueno,
hasta lo invisible inverosímil ontológico
la enloquecedora unidad del solo y único ser.

¿Será que las archicomplicadas
teorías teológicas de los tiempos presentes
no son más que el síntoma
de la evolución del homo sapiens?

¿Estoy siendo dominado por mi intelecto
más que por mi corazón?
¿Será posible un balance entre
mente y sentimiento?

Mi corazón anhela una verdad
que espero sea posible encontrar
pero mi intelecto descubre
falsedad tras falsedad.

Oh queridos ciudadanos del mundo
no puedo asegurar una respuesta
en absoluto puedo señalar
si existe una divinidad o qué es.

Pero si puedo confesar
que no consumiré mi vida
en adoración y contemplación fanática
de un dios creado o un dios inicuo.

R.E.M.C.

Abril 18, 2002.

Home